diciembre 29, 2021

¿Cómo elegir tus próximas zapatillas de running?

Es bastante complejo el post de esta semana, quería hacerlo hace un tiempo y creo ya es la hora. Hace unos días uno de mis runners me dijo; ¡Jorge, quiero cambiar mis zapatillas!, ¿Me recomiendas alguna? A lo cual en modo resumido le dije, imposible. Son muchos los factores a tomar en cuenta a la hora de escoger unas zapatillas, y como siempre he predicado en cuanto a materiales, lo que me puede servir a mí, difícilmente te va a servir a ti. He rechazado varios auspiciadores para mi grupo de entrenamiento por esa lógica, somos personas distintas y lo que trato de hacer con mis deportistas es tratarlos como tal y entrenarlos de esa forma. Habiendo dicho eso intentare poner en la mesa todos esos factores a la hora de tomar esa decisión.

 

En una película (Life at these speeds, aprovecho de recomendárselas) escuche la frase, "El ser humano no está hecho para correr en cemento", frase que comparto al 100%. Las zapatillas de running fueron creadas con esa prerrogativa. Hace miles o cientos de años nuestros antepasados corrían descansos por las planicies, ya sea por tierra, pasto, arena, maicillo etc. Con la urbanización de las ciudades, se fueron perdiendo demasiado esos lugares para correr, siendo hoy en día, casi imposible para la mayoría de nosotros no tener que correr por cemento. Pero como dije antes, son muchos los factores a la hora de escoger la zapatilla ideal para cada uno o una, así que iremos desglosando todo aquello que tienen que tomar en cuenta.

 

1- Lo primero a tener en cuenta en mi opinión es el tipo de pisada que tiene cada uno o una. Existen 3 tipos comúnmente descritos, la pronadora, la supinadora y la neutra. La pronadora es el tipo de pisada más habitual entre los corredores (50-60% población). Se trata de una pisada en la que, cuando se impacta en el suelo, el tobillo se inclina ligeramente hacia la parte interior del pie. El primer contacto que el pie hace con el suelo es del exterior y, por eso, las zapatillas deportivas pueden estar gastadas más por el exterior que por el interior; sin embargo, cuando el pie entra en contacto con el suelo se amortigua hacia el interior y, por eso, la pisada es pronadora.

Por otro lado, la pisada supinadora es aquella en la que el corredor inclina el tobillo hacia el exterior cuando está en contacto completo con el suelo. Este tipo de pisada es muy poco frecuente y, sobre todo, se da en corredores que tienen un arco plantar muy pronunciado. Existen diferentes grados de supinación y, cuanto más mayor sea el grado, más problemas se pueden experimentar a la hora de practicar running.

El supinador, sobre todo, suele quejarse de sufrir molestias en la zona de los tendones del tobillo, así como padecer de dolores en la cara externa de las rodillas. También son deportistas más propensos a sufrir esguinces debido a que tienen una menor estabilidad.

La ultima pisada que se conoce como “neutra” y que, realmente, es la más recomendada para practicar esta disciplina deportiva. Tal y como su nombre sugiere, la neutra es un tipo de pisada que no implica que el tobillo no se incline hacia ningún costado. Por tanto, el ángulo se mantiene de forma estable y se consigue practicar deporte de manera más segura y sin riesgo a lesiones. Para saber qué tipo de pisada tienes tú, tienes 2 opciones, la primera y recomendada es ir a algún lugar donde puedan determinarla de forma exacta (tiendas o centro kinésicos), la segunda y ya más "básica" es tomando las zapatillas mirar la suela y ver donde se desgasta más y concluir que tipo de pisada se tiene.

 

2- El segundo punto para tener en cuenta a la hora de elegir una zapatilla y en donde entrare a polemizar es la técnica con la que se corre. Mucho he escuchado y leído sobre que hay que cambiar las zapatillas cada x tiempo o kilómetros ya que puede provocar lesiones, es mas muchos entrenadores culpan a sus runners por lesionarse si no cambian las zapatillas cada 300 kilómetros por ejemplo. A esos runners les diría, háganse un favor y cambien esos entrenadores. La técnica con la que se corre influye de gran manera en cómo y cuánto nos lesionamos (también otro punto a tener en cuenta es la superficie por la que corremos, que tocare en el siguiente punto y la carga de entrenamiento). Es más les pondré mi propio ejemplo y el de muchos de mis triatletas y runners, en mi caso yo cambio de zapatillas aproximadamente 1 vez por año, las Adidas Adizero RC2 que ocupo desde el 2 de enero ya tienen 1812 kilómetros y eso lo hago año a año y solo las cambio cuando tienen algún agujero, soy alguien que casi nunca o mejor dicho nunca se lesiona. Como les decía la mayoría de mis runners y triatletas también lo hacen ya que la técnica toma un papel crucial en como las fuerzas que se ejercen al correr afectan a piernas, cadera etc. Si se ponen a pensar un poco los atletas africanos como keniatas etíopes etc, que son los mejores y mas rápidos del mundo cuentan en su mayoría con muy pocos recursos, cambiar las zapatillas para los jóvenes, escolares o incluso muchos de los que aspiran a ser profesionales es realmente un lujo que no se pueden dar muy seguido, pero la tasa de lesiones es muy muy baja (sabiendo que además corren sobre 100k por semana). Pero, ¿porque una persona que corre 30k por semana de media se lesiona tanto y sigue culpando a las zapatillas?.

3- El tercer punto a tener en cuenta es el terreno (por el que regularmente se va a correr). No da lo mismo elegir una zapatilla de trail running si la vas a ocupar para correr en cemento. O una de pista con clavos para llevarla a la montaña. Son ejemplos medio exagerados pero he visto de todo corriendo por la ciudad. Todas las zapatillas de running están hechas para el cemento, es su función principal (proteger nuestro cuerpo de la fuerza que ejerce el pavimento sobre el), pero hay matices, ya que algunas van mejor en tierra, otras en maicillo, pasto etc etc. Y es común en pensar que entre mayor amortiguación mayor nos ayudaran a vencer esas fuerzas de las que hablo, pero recuerden que la técnica es crucial.

4- El peso de la persona también influye a la hora de tomar una decisión, ya que no es recomendable por ejemplo para una persona de 80 kilos una zapatilla "ligera" ya que tienden a ser menos estables y los riesgos de lesiones se incrementan (por ejemplo doblarse un tobillo). Además, regularmente entre más liviana es la zapatilla es porque está hecha para una persona con mejor técnica. Por el contrario una zapatilla más pesada o "tosca" están hechas para personas con mayor peso ya que la técnica no es muy buena y necesitan más amortiguación y seguridad.

5- La forma del pie también repercute en la elección de zapatilla ya que algunos modelos son de empeine muy estrecho y suelen incomodar a muchos corredores, o al contrario son más anchas en ese lugar y uno siente al correr que el pie baila en la zapatilla. La idea es que prueben el modelo que sientan cómodo a sus pies y no se guíen por la recomendación de un amigo, conocido o el entrenador.

6- Un punto muy importante también es el uso que le darán a dicha zapatilla. Si será para entrenar, para competir, si correrán 20k por semana o si lo harán 200 no da lo mismo. En mi caso hace poco adquirí las Nike ZoomX Vaporfly Next 2% para ocuparlas solo para competir y digo solo para competir porque son demasiado "frágiles" a mi parecer y suelo correr por terrenos muy variados y para una zapatilla de $200.000 cambiarlas cada 2 meses porque se rompieron no me hace mucha gracia ya sea por el dinero pero sobre todo por el medio ambiente. Un estudio realizado por el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT), en EE.UU, estimó que la fabricación de un par de zapatillas para correr genera 30 libras de emisiones de dióxido de carbono, lo que equivale a dejar una luz de 100 W encendida por una semana, para que también lo tengan en cuenta, cuidemos el planeta.

7- Aunque toque un poco el tema en el punto anterior, el precio también es un factor a tomar en cuenta. Pero yo lo veo como una inversión, si coloco el ejemplo de mis Adizero que me deben haber costado $60.000 y las he ocupado por 1812 kilómetros cada kilómetro me ha costado 33 pesos correr, así que valieron totalmente la pena. No así con las Vaporfly que las he ocupado por 32k. Así que ténganlo en cuenta a la hora de comprarlas.

 

8- Por último la parte estética también juega un rol en la ecuación pero, creo que debe ser la última en la lista. Aunque a todos y todas nos gusta tener algo que vaya con nuestro estilo.

Creo que lo último que tengo que decir al respecto es que con los años uno se "casa" con la marca de zapatilla (incluso el modelo) que siente que le acomoda más. Y es muy común que uno al encontrarla siga usando el modelo o marca por muchos años. Por eso prueben las diferentes opciones del mercado, hasta encontrar la o las que les acomoden. Algo muy importante como recomendación final y para despedirme. Deben caminar un poco las zapatillas antes de ocuparlas, para que no les causen heridas. Pero, jamás después de eso ocupen sus zapatillas para el día a día o para caminar. La mecánica de la caminata es distinta a la del running por ende estarán desgastando y deformando la zapatilla en lugares distintos.

¿Y tú? ¿Tienes algún modelo favorito? ¿Por qué? 🤔



Por Jorge Orrego.
Head Coach Jot Training.
Magister en Alto Rendimiento Deportivo.


Dejar un comentario

Los comentarios se aprobarán antes de mostrarse.

Liquid error (sections/article-template.liquid line 296): Could not find asset snippets/spurit_dmr_collection_template_snippet.liquid

ÚNETE AL CLUB🏊🚴🏃